El nostre éxit: la nostra forma de ser
El nostre éxit: la nostra forma de ser
Centre del Peu Mayral SCP Podologia - Ortopèdia
Centre del Peu Mayral SCP     Podologia - Ortopèdia

Cuidarse los pies. Una tarea fácil y sencilla. A continuación varios consejos.

 

 

Los pacientes que acuden a la consulta suelen ser diversos. Niños, adultos, ancianos, deportistas,... y sobretodo mujeres, ya que tenemos dos hándicaps respecto a los hombres: el calzado (suele ser más estrecho) y los cambios hormonales (menstruaciones, embarazos, menopausias,..)

No se trata el pie, por el tipo de pie que se tiene, si es plano, cavo,... tratamos las causas para solucionar los problemas. Un paciente puede tener un pie muy plano y venir por un problema dérmico, resulta que este paciente hace una vida totalmente sedentaria, el pie plano no le va ocasionar ningún tipo de problema. Puede venir un pie “normal” pero resulta que trabaja 10h de pie y encima se prepara para maratones, este pie sí que va a requerir tratamiento, va a ser un pie “estresado”; eso sí, ese pie plano, a la mínima actividad requerirá tratamiento. Ocurre que un pie plano o cavo sufrirá antes lesiones si lo somete a estrés, que no un pie normal, pero todos acabaran “sufriendo”, por eso es importante el tratamiento precoz en edades tempranas.

 

Los niños todos nacen con falsos pies planos, empiezan a caminar entre 1 año y año y medio, consultar si el niño no tiene una marcha estable o cae a menudo. A los 5-6 años la pronación del pie tiene que normalizarse. Es importante que si hay alguna anomalía en el pie o la pierna, acudir antes de esta fase, es cuanta mayor corrección se puede hacer. A partir de estas edades, otro problema que nos vienen son los dolores de crecimiento, suelen afectar al talón y estan causados por descompensaciones entre el crecimiento óseo y el muscular. En cuestión de días queda resuelto con tratamiento.

 

En la consulta disponemos de plataformas de presión, nos sirven para evaluar como apoyan los pies, cuantificar los puntos de presión del pie, y los centros de gravedad de las extermidades inferiores y de todo el cuerpo. Así podemos interpretar las torsiones que efectúan los huesos para compensar las anomalías, así cómo el trabajo muscular que realizan en pie y pierna. Valoramos las posturas y compensamos las anomalías.

Disponemos de distintos tratamientos ortopodológicos, cómo son las plantillas (de diversos materiales dependiendo de la edad, patología , calzad y uso...) y de ortesis digitales de silicona Silma@(a parte de resolver las metatarsálgias, y corregir los “dedos en martillo”, estabilizan el antepié).

Otra patología que frecuenta en nuestra consulta son los dolores del talón, las temidas fascitis plantar. Normalmente es causada por un músculo plantar que está en tensión, esta tensión inflama las vainas y fascias que hay en su alrededor, provocando dolor. Una de las principales causas de este dolor es el llevar un calzado excesivamente plano, albarcas, náuticas, chanclas... El hecho de no llevar talón los músculos entran en tensión y se contracturan, y como llevan todo el peso del cuerpo esta tensión se agudiza. Se diferencia de culaquier otra lesión del talón porque ésta duele mucho cuando nos ponemos en marcha después de un reposo prolongado, p.ej. Al levantarnos de la cama o después de comer, los primeros pasos se hacen insufríbles, a medida que se “calienta” mejora, hasta que se vuelve a “enfriar”. El tratamiento va a ir encaminado a sacar tensión del músculo, a través de taloneras, de plantillas (si hay transtorno biomecánico), acompañado siempre de estiramientos y de crioterápia. Si es muy agudo, nos ayudamos de otro tipo de terápias como son los ultrasonidos, el láser, masajes, y vendajes... En pocos días se ve la mejora.

Nuestros tratamientos, generalmente, van encaminados a trabajar la flexibilidad, ya que el pie es movible, tiene 26 huesos, y está creado para adaptarse a un terreno irregular, pero el mundo moderno nos hace ir calzados y sobre una superfície dura y lisa, atrofiando nuestro sistema, estropeando la propiocepción. Por lo que los tratamientos, si no hay contraindicaciones, serán con materiales flexibles, que no quiere decir que sean blandos, han de ser flexibles y con memoria elástica, para que los huesos, articulaciones, músculos,... trabajen desde la posición neutra de cada individuo.

Merece especial atención, el pie diabético. En una primera fase, el cuidado es el mismo que en cualquier otra persona. El problema es que la patología diabética avanza degenerando el sistema vascular y el nervioso, provocando isquemias y parestesias. El peligro es que al no haber sensibilidad, no se sabe si hay lesión, al haber mal riego sanguíneo las heridas se pueden infectar sin que el paciente note nada, y así hasta legar a la necrosis y a la temida amputación. Hoy en día, esto no suele pasar, en el despacho hacemos pruebas de sensibilidad, temperatura y con el dopler vemos si llega circulación a las zonas más comprometidas, y avanzarnos , para que un especialista complete el tratamiento. En lo que refiere al pie, la persona diabética, tiene que mantener una buena higiene del pie, una buena vigilancia (mirarse los pies buscando herida, para la planta lo puede hacer através de un espejo), calzado ancho y piel blanda sin costuras, igual que los calcetines, sin apretar ni costuras. Y caminar mucho.

 

Otro problema frecuente son los Hallux valgus o juanetes. Es una deformidad de la cabeza del primer metatarsiano. Viene asociado a un trastorno biomecánico, los juanetes no se heredan, se hacen. Heredamos una forma de huesos que nos haran caminar de una determinada manera provocando el desgaste de esta articulación; dependiendo del calzado, cambios hormonales, lesiones, trabajo y otras actividades, lo que provocarán será una aceleración de la lesión, ayudarán a la lesión pero no la causarán. P.ej. Si la culpa a sido un zapato, todo el mundo que llevara ese zapato tendría la misma lesión, y eso no sucede, a cada uno le afectará de distinta manera... si le afecta. El tratamiento será diverso, desde el paliativo, evitando el dolor y que la deformidad vaya a más, a base de plantillas, ortesis de silicona,... hasta llegar al quirúrgico. Siempre ser conscientes que el problema no es el juanete, es la consecuencia de un trastorno biomecánico, si éste no se soluciona, de nada sirve los tratamientos anteriores, a la larga pueden volver aparecer problemas. P.ej.duele el juanete porqué el pié apoya mal y apoya mal por culpa de la cadera, si operamos el juanete... qué pasa con la cadera? Se tiene que hacer una valorción global

 

El calzado óptimo es el zapato ancho y con 2-3 cm de talón. Un zapato plano causará tensiones en los músculos plantares y en la pantorrilla, facilitando también la aparición de las varices, pues las venas también estarán en tensión. Por el contrario, un zapato con más tacón, hará que el centro de gravedad del cuerpo avance y haya más presión en la zona del antepié, coincidiendo con la zona más estrecha del zapato y donde se concentra la mayoría de huesos del pié, siendo éstos más pequeños y susceptibles de alterarse.

 

La gente hoy en día hace mucho deporte, tenemos la suerte de hay materiales muy técnicos que nos ayudan, no llevar los apropiados nos pueden lesionar. Nos vienen muchas lesiones de corredores, se ha puesto de moda las largas carreras, largas cargas en el pie, por lo que un material inadecuado perjudicará. Tenemos que valorar si la pisada es pronadora, neutra o supinadora, y como afecta esta pisada al resto del cuerpo. La superfície, distancia, frecuencia y velocidad con la que se corre. Muchas lesiones se solucionan teniendo un buen calzado y una buena técnica de “run”, aún así , algunos pies requieren tratamiento ortopodológico. Y sobretodo, estirar mucho, si el músculo está elástico, será capaz de amortiguar y “trabajar” más , retardando la fatiga.

 

Los pacientes también me piden consejo para hacer grandes marchas, cómo evitar las rozaduras? Las rozaduras se producen por cizallamiento entre capas de la piel, provocando un calentamiento y la aparición de la ampolla. Para evitar este cizallamiento, aplicar vaselina para que resbale. En caso de que haya aparecido, pinchar la ampolla sin quitar la piel, desinfectar y aplicar un “second skin” los hay con compuestos cicatrizantes tipo “compeed” no quitar hasta que caiga solo, o geles con 90% agua, éstos tienen la ventaja que la cura es a diario. Acudir al podólogo para controlarlo.

Acudir al podólogo ante cualquier duda, pregunta, por absurda que parezca, más vale prevenir que curar. Muchas veces nos acuden “demasiado” tarde, por desconocimento, miedo, o porqué ya han ido a otros profesionales sin éxito, no pasa nada, siempre encontraremos alguna solución, se tardará más o menos, según proceso inflamatorio, pero siempre habrá alguna solución.

Contacte

Centre del Peu Mayral 
Casanova 97
08011 Barcelona

 

Correu electrònic: centredelpeumayral@gmail.com

 


També pot trucar-nos al telèfon: 934546539 o bé utilitzar el nostre formulari de contacte.

Horari: 09:30h a 13:30h i de 16:00h a 20:00h

Centre de podologia autoritzat pel Departament de Salut Núm. de registre: E08895760

Centre dispensador d´articles ortopèdics CATSALUT.

Centre del Peu Mayral SCP en xarxes socials :